Preguntas Frecuntes

  • ¿Cuál es la diferencia entre el Outsourcing y los Servicios Transitorios?

    El Outsourcing (BPO) es la externalización de procesos y funciones específicas, las cuales se realizan a través de un servicio prestado por un tercero, el cual junto con ser competente en la actividad contratada, asume la administración y la responsabilidad operativa para el logro de los objetivos del servicio. Este tercero especialista, que es el prestador del servicio (a veces también llamado contratista o subcontratista), realiza su labor a través del manejo integral del proceso/servicio contratado, y es responsable por sus resultados.

    Normalmente las empresas y organizaciones en su permanente búsqueda por ser más eficientes y efectivas, necesitan concentrar su actividad principal en los procesos estratégicos y que son el foco central de su negocio y objetivos, por lo que al encargar a especialistas aquellas actividades que no están directa ni exclusivamente asociados al negocio principal (Core Business) de la empresa cliente, tiende a mejorar la efectividad y eficiencia en toda la cadena de valor.

    En el Outsourcing, las obras o servicios se realizan por cuenta y riesgo del "Prestador del Servicio", bajo su supervisión y control, y con colaboradores de su dependencia y bajo su subordinación, con sus recursos propios (insumos, materiales, etc.).

    Algunas áreas en las que se hace BPO son: Área Comercial, Marketing, Contabilidad, Labores administrativas, mensajería y correspondencia, Informática y soporte técnico computacional, Evaluación y selección de personal, Operaciones y Logística, Transportes, Servicios Generales (mantención –House Keeping, aseo industrial, etc), entre otras.

    Por su parte, los Servicios Transitorios o contratación de servicios de Puesta a disposición de personal transitorio, que también están regulados por la ley 20.123, vigente desde 2007, surgen como una respuesta moderna y eficaz a la antigua necesidad de formalizar actividades y trabajos que durante mucho tiempo estuvieron en la informalidad, y desprovistos de seguridad social y garantías laborales esenciales. De este modo, se da un ordenamiento jurídico con regulaciones y controles específicos a las necesidades puntuales de personal, que en ciertas ocasiones particulares tienen las empresas y organizaciones, y que por su naturaleza, no son ni pueden ser permanentes en el tiempo. En Chile, esta norma establece solamente 6 causales que pudieran dar origen a la contratación de este tipo de servicios de carácter transitorio:

    • Que se trate de Reemplazos
    • Que sean Eventos Extraordinarios
    • Que sea por Inicio nuevas Actividades
    • Que se trate de Aumentos extraordinarios de actividad
    • Que sean Trabajos Urgentes impostergables

    Para ello, este tipo de servicios solamente puede ser brindado por Empresas especializadas, de giro único y exclusivo, que deben estar previamente autorizadas por la Dirección del Trabajo para funcionar, luego de someterse a un exhaustivo proceso de control donde deben cumplir requisitos especiales y que entre otras cosas garanticen la formalidad y otorguen la adecuada y correspondiente seguridad social a todas las labores que realicen las personas. Estas entidades se denominan Empresas de Servicios Transitorios (EST), y anualmente deben renovar su permiso para operar.

  • ¿Qué se entiende por Empresa de Servicios Transitorios?

    Se entiende por Empresa de Servicios Transitorios (EST) a toda persona jurídica, inscrita en el registro respectivo, que tenga por objeto social exclusivo poner a disposición de terceros denominados para estos efectos empresas usuarias, trabajadores para cumplir en estas últimas, tareas de carácter transitorio u ocasional, como asimismo la selección, capacitación y formación de trabajadores, así como otras actividades afines en el ámbito de los recursos humanos.

  • ¿Bajo que circunstancias se puede trabajar en el formato de Servicios Transitorios?

    La ley 20.123 establece las siguientes seis causales para trabajar en Servicios Transitorios:

    1. Suspensión del contrato de trabajo o de la obligación de prestar servicios, según corresponda, de uno o más trabajadores por licencias médicas, descansos de maternidad o feriados;
    2. Eventos extraordinarios, tales como la organización de congresos, conferencias, ferias, exposiciones u otros de similar naturaleza;
    3. Proyectos nuevos y específicos de la usuaria, tales como la construcción de nuevas instalaciones, la ampliación de las ya existentes o expansión a nuevos mercados;
    4. Período de inicio de actividades en empresas nuevas;
    5. Aumentos ocasionales, sean o no periódicos, o extraordinarios de actividad en una determinada sección, faena o establecimiento de la usuaria; o
    6. Trabajos urgentes, precisos e impostergables que requieran una ejecución inmediata, tales como reparaciones en las instalaciones y servicios de la usuaria.
  • ¿Cuáles son los beneficios de trabajar bajo el formato de Servicios Transitorios?

    Entre otros beneficios, los Servicios Transitorios permiten:

    • Mejorar sustancial de los procesos de reclutamiento y selección, permitiendo que se formen las habilidades corporativas y otras más específicas. Una posible incorporación posterior se funda en comportamientos y resultados observados.
    • Generar el necesario "apresto laboral" en jóvenes que buscan conocer más de sí mismos y su vocación, disminuyendo la tasa de deserción hoy existente.
    • Combatir directamente la informalidad y baja calidad laboral, al brindar toda la protección social correspondiente, y con los derechos y deberes que tiene todo trabajador formal.
    • Brindar mayor estabilidad en el largo plazo a las personas, al generarles una diversidad de oportunidades y experiencias dentro de una movilidad mayor.